sábado, 7 de abril de 2012

Yo Novia 2004 - Mi vestido I



Como comenté en la anterior entrada, desde niña siempre soñé con mi traje de novia, cuando hablaba con mis hermanas de como sería, les contaba que llevaría un traje ceñido a la silueta y lleno de piedrecitas que brillasen. Con los años, ya no quería un traje pegado, si no todo lo contrario, un traje con un cancan tan amplio que pareciese que llevase un vestido se Sissi Emperatriz. Como yo no hice la comunión,  la idea de vestirme de novia me causaba  más emoción, si cabe,  pues  no tendría  ensayo, si no  una única Gran función.

Con el enamoramiento de la adolescencia entre enamorado y enamorado mientras esperaba a que llegara mi  príncipe azul a llevarme en su caballo, llenanaba mis libretas de diseños de mi vestido de novia ideal. Eran diseños muy variantes; un día de un estilo, otro de otro, eso sí los dibujaba al detalle, de arriba a abajo y sobre todo por detrás y por delante.


Suspiro al pensar, que finalmente no me casé con el traje de mis sueños, cometí varios erróres de novata que paso a enumerar:

1 Encontré el traje de mis sueños y lo dejé escapar:
A menudo, mientras paseaba por una de las calles mayores de mi ciudad, me para a  mirar el escaparate de una tienda de novias, bueno la verdad es que me paraba en todas las de esa calle, había tres, pero la que más me gustaba era la que además de exponer varios vestidos, pegaba en uno de sus  escaparates laterales todas las fotos de los vestidos de cada colección. De adolescentes mi hermana y yo podíamos pasarnos horas admirando dichos vestidos. Y al comenzar a salir con mi chico, el que hoy es mi marido, el ritual se repetía, y así le hacía partícipe de uno de mis sueños de la infancia, "casarme con un vestido de princesa de cuento como los de el escaparate".

Una tarde al pasar delante de la tienda de novias en la que exponían los catálogos vi un maravilloso traje con corsém vuelos y de palabra de honor (por aquella época. recién comenzaba la tendencia palabra de honor). Erá sin duda el traje  más hermoso que había visto, el traje de mis sueños "Me voy a casar con este vestido dije", lo tenía clarísimo.

Cuatro años después cuando por fin empecé con los preparativos de boda, esa fue la primera tienda en la que entré en busca de aquel traje, pero ya no estaba, tenían una nueva colección "2004" y ya no vendían los vestidos de las temporadas anteriores. hoy en día hay   tiendas de novias que si lo hacen, pero por aquel entonces la tienda de mi vestido  no. Si volviera atrás no me cabe duda de que buscaría la manera de probármelo, reservarlo, comprarlo y llevarlo cautivo a mi armario hasta el día e mi boda.


2 Tan Solo visité tres tiendas de novia y me probé en total solo 7 vestidos:

Supongo que la inexperiencia jugó un papel principal en esto. Si nunca has ido a tiendas de novias, es normal que no sepas como funcionan, y cuando preguntas, quien tampoco ha ido te contestará con cosas que solo ha oido, por ejemplo en el tema de los pagos del vestido "para la primera prueba tienes que llevar un tanto por ciento del coste total y en la siguiente lo demás" eso me dijeron a mí, así ya fui cagada de miedo a probarme vestidos de novia, pensando en cuanto me iba a costar el solo probármelos, he de decir que esto es un bulo completamente Falso, no hay que pagar Nada de nada, para probarse vestidos de novia, lo de la 1º prueba, se refiere a la prueba de tu vestido, es decir, cuando ya lo has elegido y te lo hacen a medida, entonces te programan unas tres pruebas en total, o más si hiciera falta, y ahí si es cuando vas
pagando el vestido, que no es si no una manera que tienen las tiendas de novias de estructurar el pago del mismo, pero vamos que hay mil más, aunque supongo que eso es tema para otra entra. Aparte del tema de los pagos yo tenía  dudas con todo, por lo que cuando en la primera tienda me dijeron  las normas que tenían, ya pensé que era asó para todas las tiendas de novia, y para nada, cada tienda tiene sus propias formas de actuar y sus propias normas. En la primera tienda en la que me probé vestidos, me dijeron que ellos solo dejaban que las novias se probaran cinco vestidos para que no se vieran saturadas (tonterías) al final me probré solo 3, pues de los que me gustaban no tenían tallas pequeñas, soy bastante delgadita (aunque hoy sé que la talla del vestido elegido no debe ser una pega) otra inexperiencia más, había un vestido que quizás hubiese sido el elegido si me hubiesen dejado probármelo, pero ni modo, la dependienta me convenció para que no me lo probara, por que era muy grande, y así que con la idea de solo cinco vestidos me fuí a la 2º tienda,y  allí solo me probé cuatro, ojo que en esa tienda me podía haber probado 20 si hubiese querido, pero de eso me enteré mucho después.


3 Llevé a mucha gente para a la elección del traje:

A ver me explico, siempre he pensado que ir a una tienda de novias a mirar vestidos y probárselos, es algo maravilloso, los más de lo más de ir de tiendas, pero entrar en tiendas de novias no es algo habitual que las chicas solemos hacer cuando vamos de tiendas (Valga la rebundancia), más bien nos paramos delante de los escaparates y eleigimos el  vestido que más nos gusta de entre los que están en expuestos.
 Por lo que él Gran día en que por fin podía pasar del escaparate, para entrar en la tienda anunciando eso de ¡ Me Casó y busco un traje! y pasarme horas comtemplando los catálogos, quería compartirlo con otras chicas, así que invité a mi madre, y a mi suegra, a las damas de honor y  a mís hermanas, una de las cuales invitó a una amiga. La verdad es que al principio fue super bien éramos un par de chicas riéndose y soñando mientras veíamos vestidos. Pero luego poco a poco cada una comenzó a dar su opinión sobre cual sería mi vestido ideal, y así me fueron influyendo un poco "este no, este si, aquél que va...". En una de las tiendas al probarme uno de los vestidos, mi suegra insitió en que tenía que ser ése, el vestido elegido. La verdad es que me quedaba muy bien tenía un color precioso, éra un vestido digno de cualquier princesa, sin embargo yo todavía no me había decído por que había otro que también me gustaba mucho. Luego de ese día mi suegra iba diciendo a diestra o y siniestra que ojalá eligiera el vestido que a ella le gustaba, hasta se lo dijo a su hijo (mi prometido), y claro como le dices a la madre de tu chico, que NO, al final quedarón dos vestidos, el que le gustaba a mi suegra y otro del que me había enamorado nada más verlo, los dos me quedaban muy bien, pero en la última prueba antes de decidirme por uno o por otro, el vestido  que había elegido yo sola, no me  lo ajsutaron bien con los alfileres ( normalmente los trajes que hay en tienda, no son de tu talla, si no de tallas estandar ni muy grandes ni muy chicas, que con alfileres en mano tratan de ajustar al cuerpode cada novia). Así que al quedarme mejor en ese momento, ganó el vestido de los sueños de mi suegra. Después de todo como iba a decirle que  no a la madre de mi amado.
En mi defensa diré que tenía 21 años, y quizás por eso en aquella época, mi personalidad era un poco manejable.  Me dejé llevar tanto que el traje lo eligió mi suegra, que por cierto también influyó en los zapatos, la tiara la eliegió mi madre, una de mis hermanas eligió y me regaló los pendientes.

AAaaayy que diferente hubiese sido si me casase ahora por primera vez, En fin me queda el consuelo de que pese a todo fuí una novia preciosa, no sé cuantas veces oí la frase "Pareces o parecías una princesa" "Estabas guapísima irreconciliable" (ejem ejemp, lo de irreconocible no sé si tomarlo como piro jajaja), y la frase que más me tocó y me toca a día de hoy, fue una frase que hoy, 7 años y medio después me sigue diciendo una joven, que por aquel entonces tenía 9 añitos, "Cuando te ví me pareciste una princesa estabas guapísima, yo quiero casarme vestida así" de hecho no fue la única niña que ese día dijo, que se casaría con mi traje de novia ; ) . Creo que es la frase más bonita y tierna que me dijeron y se me ha quedado grabada en el corazón, por qué se bien lo que es ser niña, ver algo y decir, yo quiero eso, y lo quiero así, el lugar en el que me casé, lo elegí con 10 años cuando fuí a una boda allí.
En fin junto con ese hermoso recuerdo, tengo también en el corazón la espina de no haberme casado esa primera vez con el traje de mis sueños....



4 comentarios:

  1. ¡¡Qué guay!! Me ha encantado la entrada!!

    La verdad es que yo nunca he soñado con un gran traje o una boda por todo lo alto (principalmente porque no habrá presupuesto y porque nos va el rollo "íntimo") pero al final seguro que no sale como estaba planeado... jaja =)
    Me encantaría ver cómo fue el traje al final... (o algo parecido... =) )

    ResponderEliminar
  2. Jejeje me alegro de que te gustara, la verdad es que luego siempre una se ríe de lo que no salió como estaba pensado. El rollo íntimo es de lo más romántico me Encanta¡¡¡. Quería poner mi traje de novia, en el cuerpo de una modelo jeje, pero no encontré la colección de pro-novias 2004, así que pensé en desenvolver mi vestido y fotografiarlo, aunque finalmente ganó el gandulismo frente a las ganas de colgarlo y al final se quedó en su funda ;).

    ResponderEliminar
  3. jaja, no lo vas a creer pero "por culpa de/gracias a" tu entrada... me he llevado el día entero mirando vestidos de novia... jajajaja Y pensando e imaginando cosas para las que aún queda bastante tiempo... jejeje Sí, es cierto, las cosas al final no salen como uno imagina, pero eso también le da un poco de juego a las cosas... jaja Como tú dices, sirve para hacer reír... =)

    Yo tampoco tomé la comunión. Recuerdo que de pequeña pese a todo, quería que mi madre me comprase un vestido de comunión... jajaja la pobre... =)

    Me gustan mucho tus blogs =) Gracias por compartir tanta sabiduría en dos aspectos diferentes pero los dos muy interesantes!!

    (Espero que algún día saques el vestido y le hagas una foto... jejeje que seguro que el tema vestido da para más entradas... Me encantaría verlo =) )

    ResponderEliminar
  4. jajaja Irene que risa con eso de que te has pasado el día mirando vestidos jaja bueno eso es bueno, así vas viendo ya sabes si ves el tuyo Cómpralo sin dudar ;)

    Y que risa también con lo de que querías que tu madre te comprase un vestido igual, yo también jajaja, es que es normal, una va a tantas comuniones que quiera una propia, pero no por la comunión en sí, si no por los regalos, el vestido el dinero todoooooooo ; )

    Gracias por leer mis blogs que ilu, creo que eres la invitada de honor en este y no sé si la única lectora jeje Pero igual Me Encanta.

    A mí tb me gustan muchos tus blogs =D

    ResponderEliminar