lunes, 16 de abril de 2012

Truco 3 - La Elección del Vestido

Basandome en mi experiencia, estos son mis consejos a la hora de elegir tu traje de novia

- Búscalo con mucho tiempo: esto viene del primer consejo "Planifica con tiempo" pues bien, dentro de lo super esencial y básico está tu maravilloso vestido de novia. Debe ser una de las primeras cosas que busques, así tendrás tiempo de sobra para pagarlo sin ahogos (un poco cada mes), o ahorrar para pagarlo de una vez, sea como sea, siempre irá mejor si tienes mucho tiempo por delante. Como dije en el primer truco, un año antes hoy en día no es para nada exagera, nueve meses tampoco, y seis meses antes sería el límite (es decir como poco con seis meses de atelación ya has de tener el vestido elegido), menos de eso por ejemplo tres meses, es una LOCURA.

- Visita más de una tienda, de dos y de tres, y mira más de un catálogo: Por lo general la mayoría de las personas que se casan dicen que lo harán una sola  vez en la vida bien, hagamos que esa vez sea especial en todo e inolvidable, para eso has de asegurarte que tienes el vestido apropiado. A no ser que veas el traje de tus sueños a la primera , y estés plenamente convencida de ello, aprovecha la ocasión para vestirte de novia tanto como puedas créeme no tendrás muchas más oportunidades en la vida de hacer esto. Planificate una rutita por las tiendas de tu ciudad, en ellas  las dependientas estarán encantadas de atenderte y enseñarte los modelos que tienen, y aunque te digan lo contrario, podrás probarte vestidos sin comprometerte en absoluto a comprarte alguno de ellos, claro que cada tienda siempre querrá conseguirte como clienta, por lo que te pedirán que  dejes señales y de más, pero no lo hagas en ninguna hasta que te hayas decidido. Una vez mi hermana, una amiga y yo, decidimos ir a probarnos vestidos, elegimos a la que sería la novia (no fui yo) y nos plantamos en una butit diciendo que se nos casaba la niña ; ) se probró unos cuantos vestidos y fue una tarde risas muy bonita e ideal. Ya, ya sé que no está bien mentir con tal fin y hacer a las muchachas trabajar para nada, pero lo bueno es que, en tu caso igual que lo fue en el mío será verdad así que cuando vayas, aprovecha.

- Antes de ir de tiendas  por tu ciudad a probarte vestidos, vete de tiendas vía online: Como estamos en pleno siglo XXI la era de el internet y la información,  al menos el 90% de las tiendas si no más,  tienen página web con catálogos online, además algunas de las tiendas de novias virtuales, te dan la oportunidad de ajustar los modelos que exhiben a tus gustos: que si quitarle la cola, que si poner botones...etc está mucho chulo de verdad, será como un juego, e irás viendo tus inclinaciones en cuanto a que vestido de novia prefieres, pero no olvides, una vez en la tienda en forma presencial, probarte todos los que te gusten antes de decidirte, esto es obvio, pero por si acaso lo digo, por que puede pasar que estés convencida de que vas a quedar con tal modelo o aquel otro que has visto en la web y te ha encantado y luego  al probártelo resulte que no te gusta como te quede.

- Estate abierta a las sugerencias e ideas del personal de la tienda que te ayudarán a orientarte en la elección del vestido y sus detalles: Ojo,  una cosa es atender a las sugerencias y otra muy distinta es hacer o comprar lo que te digan otros, recuerda que la elección debe ser exclusivamente tuya, pero las personas que trabajan en esto de vestir  novias, tienen mucha experiencia y no está demás prestarles oído, aunque sea un poco. Yo desde niña siempre tuve muy claro que no quería llevar velo, así que cuando me preguntaron en la tienda que si tenía pensado llevar velo, dije claramente que no, aún así, la dependienta saco uno para que me lo probara y en ese momento pensé "¿Cómo pude haber renegado del velo durante todo mi vida?" me quedaba sensacional  y lo que nunca me había parecido antes en otras novias, me lo pareció en mí, "El velo queda precioso¡¡¡" pensé, así que llevé velo por voluntad propia, y no me arrepiento, de hecho me lo puse como antiguamente, por delante, me hacía mucha ilusión que mi ya  marido, me lo levantara antes de besarme, aaayyy Que Romántico¡¡¡ .
Así que lo dicho, arriésgate a probarte cosas como guantes o coronas aunque no las tuvieras pensadas, luego si no te gustan, lo dices claramente y a otra cosa.

- Ve tu Sola : Por lo menos en los inicios que sea algo entre tú y el vestido, tanto navegando online como mirando escaparates o entrando en la tienda, que sea tu corazón y tus gustos quienes hablen sin ninguna voz que te distraiga. Puede que suene deprimente eso de ir sola, pero yo si me casara por primera vez de nuevo, desde luego es lo que haría,  no solo por lo que me pasó a mí (que me dejé influenciar), si no por que lo veo una y otra vez en los programas que ponen por la tele en divinity por ejemplo ese de "la elección del vestido de novia", cuanta más gente hay acompañando a las novias en la elección del vestido, más gustos y preferencias salen a relucir influenciando negativamente a la novia, que a menudo no elige el vestido que quiere, y es que cada uno es un mundo, cada cuál sabe lo que le gusta y lo que no, y en base a eso dan su opinión. Piensa que si cada persona se viste a su manera en el día a día, igual es con el traje de boda, por lo que confía en tu criterio y que tus gustos sean los únicos que imperen. Tengo una amiga que lo hizo así, fue ella sola, eligió el vestido y luego llamo a sus familiares para que vieran la elección que había hecho, de ahí en adelante en las pruebas y de más la compañía si es adecuada y placentera.

- Y el último consejo : El vestido que eligas debe cumplir al menos tres de los siguientes requisitos

1 Al verlo debe hacerte sonreír de oreja a oreja  

2 debes poder decir "Me Encanta" o "Me flipa" "Me Mola Muchísimo" "Se sale" o cualquier expresión que sea superior a "me gusta" o "Es bonito", un me gusta no es suficiente, "Me gusta Mucho o Muchísimo" Si.

3 Si tiene un pero "Me Gusta pero... no quería llevar cola" por ejemplo, entonces seguro tendrás más de un pero, si el pero, no se puede solucionar con  arreglos de costura o de más, entonces descártalo, no es tu vestido.

4 Que sea cómodo (si tu quieres que sea cómodo, vamos que puede no ser cómodo, pero ser exactamente lo que quieres, tu decides si estás dispuesta a hacer el sacrificio y si merece la pena,  a mí los super taconazos me dejan super agotada, pero como me hacen más alta y me quedan de muerte, jamás renuncio a ellos para una fiesta, y nunca nunca me los quito en el transcurso de ella para cambiarlos por sandalias) Así que, que sea cómodo, o que no sea cómodo, pero que de todos modos merezca la pena llevarlo, pero que la decisión esté en tí

5 Que te haga justicia: créeme, seguro que hay prendas que te quedarán muy bien, todo va de pender de tu cuerpo. No te conformes con algo con lo que te ves y no te termines de gustar, El vestido que te hace justicia debe estar en algún sitio, y si no, siempre puedes tratar de tomar las medidas necesarias para hacer los cambios pertinentes, para que el vestido te luzca perfecto, también hay un programa en Divinity sobre eso, "Novias a Dieta"

Espero que estos consejos te ayuden a la hora de elegir el vestido de tus sueños....




domingo, 15 de abril de 2012

Yo Novia 2009 - Mi Vestido

      La verdad es que ya me he vestido tantas veces de novia, que no creo que pueda contarlas, ya sea en mi casa para sacarme fotos con mi hermana y rememorar mi Gran día, o  inventar Nuevos diseños a partir de un cancan y una chaqueta roja de cuero, o en las  ocasiones en las que he sido novia realmente, como mi boda por la iglesia, la civil o 5 años después para nuestra primara renovación de votos.

     Decidí que no quería esperar a los 25 años o a los 50 para hacer una renovación. Creo que eso es algo que se debería hacer año a año, de hecho día a día deberíamos renovar en nuestro interior el compromiso de amor hecho en su día a nuestra pareja ante el altar.
   Pues  se me ocurrió, que mi marido y yo íbamos a renovar nuestros votos públicamente con una pequeña ceremonia y una fiesta al menos cada cinco años. A él, no es que le hiciese mucha gracia, siempre dice que con casarse conmigo  una vez le bastó  y fue más que suficiente, pero por amor y  por hacerme el capricho se ha unido a mi vena romántica y un poco fanática de las   las bodas ; ), por lo que cada cinco años ante un  grupito de personas, renovaremos nuestros votos de amor y fidelidad, de momento solo hemos tenido una renovación, pero espero sean muchas más.

Para La primera renovación de nuestros votos "Las Bodas de Caramelo", así las bauticé, pensando en que con tan poquitos años de matrimonio, solo cinco, la pareja todavía tiene el la boca el sabor de la luna de miel ; ) por lo que en vez de miel, para esta vez caramelos ; ).

Para esta boda decidí diseñarme un vestido especial y que mi hermana, a quien se le da muy bien diseñar y coser, me lo montara. Por aquel entonces mis diseños sobre papel, realmente no eran muy factibles a la hora de llevarlos a la tela, así que, aunque inicialmente tenía una idea preconcebida de lo que quería, finalmente octamos por  diseñar desde cero el modelo a pie de cuerpo "a lo coco
chanel" (sobre una misma, o un maniquí) . Partimos de la base de un palabra de honor con caída y sencillo, y poco a poco le fuimos añadiendo detalles. El resultado  fue un hermoso vestido blanco, con corte palabra de honor, y dos tiritas que cruzaban en diagonal desde el pecho hasta uno de los hombros, la parte del pecho tenía un diseño asimétrico de pliegues verticales con un leve fruncido en el centro de la parte superior, además el pecho era la única parte ceñida al cuerpo. La falda caía en caída libre sin ningún estampado,  completando  el vestido una cola de 20 centímetros, elaborada con tela de gasa blanca semi- transparente.
Que voy a decir yo, era mi vestido, lo diseñé yo misma con ayuda de mi hermana, para mí UN PRECIOSO VESTIDO, y sobre todo super cómodo, algo muy importante para una boda en la playa.....



domingo, 8 de abril de 2012

Yo Novia 2004 - Mi vestido II

Creo que  todavía no he contado que me casé, bien casada¡¡ jajaja como dirían por ahí al escuchar que tuve dos bodas los días 23 y 24 de Julio, por lo civil y por la iglesia las dos muy seguiditas, ypara dos bodas, pues dos vestido. Algo que siempre pensé  fue  en comprarme el traje de novia ya hecho, y otra cosa que siempre pensé es en que los trajes de las damas de honor los haría una modista a medida, de  modo que teníamos a la modista cosiendo los trajes de las 4 damas de honor y el de la madrina (por cierto esto fue otro desastre ; ) para contar en otro post ; )). puestos a coser, pensamos que estaría bien que me cosiera el traje de la boda civil, hablamos con ella y le pareció bien, siempre  y cunado hubiera tiempo claro. Como tiempo no hubo, como un mes antes del boda, comencé a buscar la ropa que llevaría la tarde- noche de la boda civil, por supuesto ahí estaban todos para aconsejarme que ropa sería lo más indicada y adecuada....
Personalmente yo yo tenía dos ideas

1 en la tienda de novias había visto el diseño modernista de una de los diseñadores de la firma, que proponía lucir unos flamantes pantalones de novia con lindos vuelo  abiertos por delante desde la rodilla (tendencia de la época) y  pegados, eran monísimos  por lo que me enamoré de ellos nada más verlo. La pega que tenían es que costaban tanto como mi vestido de novia, osease una locura, para una persona de clase media que ya  pagaba  un caro vestido de novia, con lo que valen y todos los complementos que lleva que también son un pellizco,  pues como para comprar dos. De modo que muy a mi pesar tuve que descartarlo casi de inmediato.
2 Mi segunda idea era lucir los dos tipos de vestido que me gustaban, el vestido de princesa con cancan para la boda en la  iglesia, y un hermoso vestido blanco ceñido al cuerpo para la boda civil, la idea era genial, por que un  sencillo de fiesta largo es mucho más facil de hacer y no sería una gran inversión.
finalmente por los motivos comentados anterior mente no pude llevar a cabo ninguna de las dos.
Entre los comentarios e influencias estaban que:
Mi hermana mayor pensaba que llevar un vestido largo y blanco sería como llevar dos trajes de novias, y "Cómo vas a llevar dos trajes de novias¡¡"
Mi suegra y mucha gente con ella, coincidía en que la ideal sería llevar un traje ejecutivo color blanco, pues en los pantalones ejecutivos eran la tendencia del momento,  por  que quedaba muy bien, y eran apropiados  y sencillos.
Y mi hermana (la que me sigue), trato de dirigirme hacia los trajes cortos, me llevó a una tienda de marca, aunque asequible y me instó a probarme un vestido por la rodilla lleno de piedras de sarosqui. El vestido estaba bien, pero o era para nada lo que buscaba.

la verdad es que después de tantos comentarios y suggerencias estaba llena de dudas, me compré: No uno, si o dos pantalones ejecutivos diferentes, una chaqueta blanca, varias camisas blancas  cual diseño más festivo, y recibí un sin fin consejos más, pero ya empezaba a revelarme pensado (es mi boda,  lo que me ponga me tiene que gustar a mi gusto) y aunque boca para fuera no lo comentaba con nadie, tenía claro que por lo menos a la boda civil iba a ir vestida exactamente como yo quisiera, dentro de las posibilidades que por tenía al alcance.

Un día paseando por una de mis tiendas favoritas, vi un vestido de fiesta que me fascino, monísimo, de color negro, ese día no estaba de compras solo miraba, aunque aún así miré la etiqueta, creo que casi llegaba a los 100 euro, ¡ madre mía que caro! pensé, y sin más seguí mi camino. Pero el vestido se quedo gravado en mi retina, y me acordaba de él a menudo, recuerdo pasar varias veces más por la tienda y ver ya en época de rebajas como su precio iba disminuyendo considerablemente. Un día, cuando quedaba menos de una semana para la boda, estaba en la misma tienda probándome más camisas blancas que fueran con los famosos pantalones ejecutivos, y pensé "por qué no probármelo?", de modo que me lo probé, comprobé que me quedaba bienísimo, que me encantaba y que por supuesto me lo iba  a llevar. Ese iba a ser mi traje de novia para la boda civil, ¿Un traje negro? pensarían muchos, Pues si, un traje negro por qué no ?.

Lucí mi preciosa vestido negro, con seda y aterciopelado y corte asimétrico, con la chaqueta blanca que me había comprado para vestir de ejecutiva. llevaba como complementos unos zapatos blancos que se amarraban con un enorme lazo, cualquiera hubiera dicho que eran de novia, de no ser por que el tacón era negro  (por cierto, perfecto por que iba a juego con mi vestido), acompañado de un tocado en forma de flor blanca que sujetaba mi pelo recogido en una coleta lateral.

   Para mí iba sencilla para ser una novia, pero preciosa a la vez, y sobre todo y lo más importante, hoy en día miro y las fotos y  sonrío al pensar que toda absolutamente todo lo elegí yo =D.


sábado, 7 de abril de 2012

Yo Novia 2004 - Mi vestido I



Como comenté en la anterior entrada, desde niña siempre soñé con mi traje de novia, cuando hablaba con mis hermanas de como sería, les contaba que llevaría un traje ceñido a la silueta y lleno de piedrecitas que brillasen. Con los años, ya no quería un traje pegado, si no todo lo contrario, un traje con un cancan tan amplio que pareciese que llevase un vestido se Sissi Emperatriz. Como yo no hice la comunión,  la idea de vestirme de novia me causaba  más emoción, si cabe,  pues  no tendría  ensayo, si no  una única Gran función.

Con el enamoramiento de la adolescencia entre enamorado y enamorado mientras esperaba a que llegara mi  príncipe azul a llevarme en su caballo, llenanaba mis libretas de diseños de mi vestido de novia ideal. Eran diseños muy variantes; un día de un estilo, otro de otro, eso sí los dibujaba al detalle, de arriba a abajo y sobre todo por detrás y por delante.


Suspiro al pensar, que finalmente no me casé con el traje de mis sueños, cometí varios erróres de novata que paso a enumerar:

1 Encontré el traje de mis sueños y lo dejé escapar:
A menudo, mientras paseaba por una de las calles mayores de mi ciudad, me para a  mirar el escaparate de una tienda de novias, bueno la verdad es que me paraba en todas las de esa calle, había tres, pero la que más me gustaba era la que además de exponer varios vestidos, pegaba en uno de sus  escaparates laterales todas las fotos de los vestidos de cada colección. De adolescentes mi hermana y yo podíamos pasarnos horas admirando dichos vestidos. Y al comenzar a salir con mi chico, el que hoy es mi marido, el ritual se repetía, y así le hacía partícipe de uno de mis sueños de la infancia, "casarme con un vestido de princesa de cuento como los de el escaparate".

Una tarde al pasar delante de la tienda de novias en la que exponían los catálogos vi un maravilloso traje con corsém vuelos y de palabra de honor (por aquella época. recién comenzaba la tendencia palabra de honor). Erá sin duda el traje  más hermoso que había visto, el traje de mis sueños "Me voy a casar con este vestido dije", lo tenía clarísimo.

Cuatro años después cuando por fin empecé con los preparativos de boda, esa fue la primera tienda en la que entré en busca de aquel traje, pero ya no estaba, tenían una nueva colección "2004" y ya no vendían los vestidos de las temporadas anteriores. hoy en día hay   tiendas de novias que si lo hacen, pero por aquel entonces la tienda de mi vestido  no. Si volviera atrás no me cabe duda de que buscaría la manera de probármelo, reservarlo, comprarlo y llevarlo cautivo a mi armario hasta el día e mi boda.


2 Tan Solo visité tres tiendas de novia y me probé en total solo 7 vestidos:

Supongo que la inexperiencia jugó un papel principal en esto. Si nunca has ido a tiendas de novias, es normal que no sepas como funcionan, y cuando preguntas, quien tampoco ha ido te contestará con cosas que solo ha oido, por ejemplo en el tema de los pagos del vestido "para la primera prueba tienes que llevar un tanto por ciento del coste total y en la siguiente lo demás" eso me dijeron a mí, así ya fui cagada de miedo a probarme vestidos de novia, pensando en cuanto me iba a costar el solo probármelos, he de decir que esto es un bulo completamente Falso, no hay que pagar Nada de nada, para probarse vestidos de novia, lo de la 1º prueba, se refiere a la prueba de tu vestido, es decir, cuando ya lo has elegido y te lo hacen a medida, entonces te programan unas tres pruebas en total, o más si hiciera falta, y ahí si es cuando vas
pagando el vestido, que no es si no una manera que tienen las tiendas de novias de estructurar el pago del mismo, pero vamos que hay mil más, aunque supongo que eso es tema para otra entra. Aparte del tema de los pagos yo tenía  dudas con todo, por lo que cuando en la primera tienda me dijeron  las normas que tenían, ya pensé que era asó para todas las tiendas de novia, y para nada, cada tienda tiene sus propias formas de actuar y sus propias normas. En la primera tienda en la que me probé vestidos, me dijeron que ellos solo dejaban que las novias se probaran cinco vestidos para que no se vieran saturadas (tonterías) al final me probré solo 3, pues de los que me gustaban no tenían tallas pequeñas, soy bastante delgadita (aunque hoy sé que la talla del vestido elegido no debe ser una pega) otra inexperiencia más, había un vestido que quizás hubiese sido el elegido si me hubiesen dejado probármelo, pero ni modo, la dependienta me convenció para que no me lo probara, por que era muy grande, y así que con la idea de solo cinco vestidos me fuí a la 2º tienda,y  allí solo me probé cuatro, ojo que en esa tienda me podía haber probado 20 si hubiese querido, pero de eso me enteré mucho después.


3 Llevé a mucha gente para a la elección del traje:

A ver me explico, siempre he pensado que ir a una tienda de novias a mirar vestidos y probárselos, es algo maravilloso, los más de lo más de ir de tiendas, pero entrar en tiendas de novias no es algo habitual que las chicas solemos hacer cuando vamos de tiendas (Valga la rebundancia), más bien nos paramos delante de los escaparates y eleigimos el  vestido que más nos gusta de entre los que están en expuestos.
 Por lo que él Gran día en que por fin podía pasar del escaparate, para entrar en la tienda anunciando eso de ¡ Me Casó y busco un traje! y pasarme horas comtemplando los catálogos, quería compartirlo con otras chicas, así que invité a mi madre, y a mi suegra, a las damas de honor y  a mís hermanas, una de las cuales invitó a una amiga. La verdad es que al principio fue super bien éramos un par de chicas riéndose y soñando mientras veíamos vestidos. Pero luego poco a poco cada una comenzó a dar su opinión sobre cual sería mi vestido ideal, y así me fueron influyendo un poco "este no, este si, aquél que va...". En una de las tiendas al probarme uno de los vestidos, mi suegra insitió en que tenía que ser ése, el vestido elegido. La verdad es que me quedaba muy bien tenía un color precioso, éra un vestido digno de cualquier princesa, sin embargo yo todavía no me había decído por que había otro que también me gustaba mucho. Luego de ese día mi suegra iba diciendo a diestra o y siniestra que ojalá eligiera el vestido que a ella le gustaba, hasta se lo dijo a su hijo (mi prometido), y claro como le dices a la madre de tu chico, que NO, al final quedarón dos vestidos, el que le gustaba a mi suegra y otro del que me había enamorado nada más verlo, los dos me quedaban muy bien, pero en la última prueba antes de decidirme por uno o por otro, el vestido  que había elegido yo sola, no me  lo ajsutaron bien con los alfileres ( normalmente los trajes que hay en tienda, no son de tu talla, si no de tallas estandar ni muy grandes ni muy chicas, que con alfileres en mano tratan de ajustar al cuerpode cada novia). Así que al quedarme mejor en ese momento, ganó el vestido de los sueños de mi suegra. Después de todo como iba a decirle que  no a la madre de mi amado.
En mi defensa diré que tenía 21 años, y quizás por eso en aquella época, mi personalidad era un poco manejable.  Me dejé llevar tanto que el traje lo eligió mi suegra, que por cierto también influyó en los zapatos, la tiara la eliegió mi madre, una de mis hermanas eligió y me regaló los pendientes.

AAaaayy que diferente hubiese sido si me casase ahora por primera vez, En fin me queda el consuelo de que pese a todo fuí una novia preciosa, no sé cuantas veces oí la frase "Pareces o parecías una princesa" "Estabas guapísima irreconciliable" (ejem ejemp, lo de irreconocible no sé si tomarlo como piro jajaja), y la frase que más me tocó y me toca a día de hoy, fue una frase que hoy, 7 años y medio después me sigue diciendo una joven, que por aquel entonces tenía 9 añitos, "Cuando te ví me pareciste una princesa estabas guapísima, yo quiero casarme vestida así" de hecho no fue la única niña que ese día dijo, que se casaría con mi traje de novia ; ) . Creo que es la frase más bonita y tierna que me dijeron y se me ha quedado grabada en el corazón, por qué se bien lo que es ser niña, ver algo y decir, yo quiero eso, y lo quiero así, el lugar en el que me casé, lo elegí con 10 años cuando fuí a una boda allí.
En fin junto con ese hermoso recuerdo, tengo también en el corazón la espina de no haberme casado esa primera vez con el traje de mis sueños....